La tecnología Inverter

Climatización y Calefacción

En este post vamos a explicar en que consiste la tecnología inverter que se ha convertido en un estándar en el sector del aire acondicionado.

El circuito de clima utilizado en los equipos de aire acondicionado, dispone de un compresor que es accionado por un motor eléctrico. Estos motores normalmente son motores asincronos, este tipo de motores tienen un gran consumo energético en el arranque. Se sabe que la potencia consumida por un motor eléctrico es durante su arranque un 60% mayor que en su uso continuo.

Desde las primeras máquinas frigoríficas, el funcionamiento era todo o nada. Cuando el recinto a refrigerar estaba a la temperatura deseada, el compresor se paraba volviéndose a encender cuando el termostato así se lo indicaba. El arranque y parada del compresor producía que los picos de arranque del motor eléctrico fueran más numerosos bajando la eficacia del sistema.

Lo ideal es que en lugar de un funcionamiento todo o nada, el sistema fuera capaz de regularse de manera continua. Eso sería posible variando la velocidad del motor eléctrico para hacer que este entregue menos potencia al compresor. El problema es que para variar la velocidad de un motor electrico de corriente alterna es necesario cambiar la frecuencia, cuando la frecuencia de la red es siempre 50 Hz (en Europa). Con la mejora de materiales y circuitos electrónicos de potencia se consiguió fabricar variadores de velocidad de más potencia y más robustos. No vamos a entrar en este post a explicar el funcionamiento profundo de estas máquinas electrónicas, pero en definitiva consiguen eso que es tan importante para el ahorro energético, «aletargar» el compresor del aire acondicionado.

Aunque no habla específicamente de la tecnología inverter este vídeo de Fujitsu es muy visual.

Hoy por hoy, se podría decir que todas las máquinas de aire acondicionado poseen esta tecnología. Así cuando la sala a refrigerar ha alcanzado la temperatura indicada, la tecnología inverter reduce la velocidad del motor eléctrico sin pararlo, para mantener la temperatura sin tener que pararse y volver a arrancar. Así se consigue que el funcionamiento sea mucho más continuo y sin picos de consumo eléctrico que reducen la eficacia del sistema. Se habla que dependiendo del uso se puede llegar a ahorrar hasta un 50% de la energía.

Además del ahorro, con los sistemas inverter los compresores sufren sensiblemente menos lo que aumenta su duración. Por último también conseguimos una gran reducción del ruido.

En definitiva es una tecnología muy usada a nivel industrial y muy bien aplicada a la climatización. De echo poco a poco se irán viendo en otros sistemas domésticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *